Páginas vistas en total

lunes, 3 de diciembre de 2012

Hoy quiero ser música


Hoy me voy a transformar, cambiare mi aspecto, mutaré…

Y seré esa canción en los labios de un niño que ha perdido la inocencia,
seré la nota perpetua de cantos milenarios que ayudan a labrar la tierra
y me colaré en la canción de una madre que espera la llegada de su hijo,
esa misma que adormece al triste soldado olvidado en el fin del mundo.

Quiero ser el himno de quién ve a su tierra tan lejana sin poder regresar,
ese que recuerda aún su partida en las notas roncas del canto de su padre.
Llenaré las iglesias en el canto de un evangelio que se pudre en el pecado,
ese que cantan para sanar sus mentes los que a diario corrompen su alma.

Seré esa canción que canta mi abuela para no llorar de desesperación,
volveré a ser el arrullo que cantaba mi madre al dormirme a su lado,
delicadamente recordaré la música que me ha hecho feliz, llorar, amar:
Y recorreré las miles de canciones que han hecho de mí quien ahora soy.

Pasaré de la marimba pampera que se baña de coyol bajo el ardiente sol,
a la guitarra de serenata en las manos ebrias de amor sincero y juvenil,
o  el sonido triste de una guitarra desgastada en los dedos del Calipso
desentrañando historias rebuscadas en las arenas de un Caribe olvidado.

Quiero ser la melodía de una armónica vieja, que ha llorado demasiado,
y ha visto miles de atardeceres en la soledad de un viejo abandonado;
dormiré las tardes de un recluso que recuerda anheloso sus días de libertad,
y de aquel que por soñar perdió ya la cordura en los en infinito de su vista.

Me voy a transformar en el blues del condenado que llora a su amada,
seré esa nota que deja ver una lágrima en los ojos de un pobre desahuciado;
llenaré de notas sin esperanza el canto de quien despierta ya sin motivos,
y envolveré las noches de quien solo tiene recuerdos en sus rotos bolsillos.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Azul-gris


  

    Creo que cada vez soy más como tú dices y menos como yo creo,
                más me convierto en lo que tanto oculto y menos soy lo que miento ser.

Quiero ser el abrazo que muere con el sol en un rosado atardecer,
quiero ser una canción que adormece tu garganta llena de lágrimas,
quiero ser una noche de alcohol loco que ahoga recuerdos felices,
quiero ser una lamento que moja tu rostro lleno de triste nostalgia.

Quiero ser esa canción llena de lucidos recuerdos que ahora tanto odias,
quiero ser la sonrisa que invade tu rostro justo antes de empezar a llorar,
quiero ser ese buen recuerdo que tratas de olvidar ahora a toda costa,
quiero ser tu mano que acaricia cuando la soledad humedece tus sabanas.

Quiero esconderme en tu memoria y aparecer cuando menos falta hago,
quiero llegar de sorpresa y romper los días claros de hermosas mañanas,
quiero cerrar tus noches tranquilas y llegar a tus sueños sin ser llamado,
quiero despertar con el sol y  acompañarte incómodamente todo el día.  

Porque con los días me doy cuenta que me convierto en lo que dices de mí,
cada vez más me veo menos como lo que miento ser, soy menos lo que inventé.
Porque de a poco me convierto en lo que tanto he negado, lo que piensan de mí,
cada vez más me veo dibujado por los adjetivos que usas para maldecirme.

martes, 13 de noviembre de 2012

Un nudo en la garganta...



Me duele como un nudo de lágrimas en la garganta... Que dé a pocos me ahoga la vida....
se amontonan los pensamientos lastimeros cuando mis ojos ven la luz de un nuevo día,
en estas mañanas grises que veo por mi ventana, por entre los secos suspiros como desayuno,
poco comprendo que pasa, y son las letras pinceles que me ayudan a dibujar esta melancólica.

Me calan las ganas de llorar el desahogo, de recordar con desesperanza que aun soy este que soy,
quiero gastar de una vez por todas los sueños que aún me quedan, estos que gastan mis noches.
Se traban en mi memoria imágenes hace tiempo olvidadas que vuelven a mí como puñales afilados
delirios de épocas pasadas, alegrías de tiempos mejores, olvidos y fracasos en noches de alcohol.

Me duele en el alma, como palabras que se amontonan empolvados en el ático de los recuerdos,
pasiones, besos de fuego, locuras de embriaguez, bailes de alcoba, secretos cómplices, sudor,
todos en fila se apretujan en esta almohada maldita, dos horas antes de un nuevo amanecer,
renglones en el corazón, tinta de memorias, escriben poemas que siempre olvido el día después.

El dolor inquietante de encontrar una a una las memorias que oculté para siempre lejos de mí,
como ver de nuevo las fotos que decidí romper de una vez y para siempre, o al menos eso pensé.
No entiendo bien que es lo que pasa, no comprendo esta maldita broma que juega mi memoria,
Me duele como un nudo de lágrimas en la garganta... Que dé a pocos me ahoga la vida....

Dialogo de una noche de embriaguez furtiva


Me acerco a tu piel cada vez más,
Siento tu aliento cada vez mas cerca.
Muero por saber si tus besos son reales,
O simple fantasía de lo que invente.

Se que tus besos me recuerdan ese lugar,
Donde inequivocamente fui feliz,
Donde sin pensarlo dos veces volvería
Y mi hogar, infinito destierro, construiría.

Te quiero, sin temor lo digo y escribo,
Por que aun siento tu respiración,
Cuando tus besos invaden mi pensamiento
Y el sabor de tu salvia inunda mi boca.

lunes, 29 de octubre de 2012

¡Mucha Suerte¡


Dejando de lado el odio de la despedida sin cuartada, y aún con un poco de la desdicha de saberme defraudado. Calmando este sin sabor de saber que todo fue y es mentira, una treta bien planeada que estúpidamente decidí seguir a ciegas. Y tal vez simplemente motivado por el deseo de vengarme, o hacerme creer que tengo la razón al creer que pierdes mucho más que yo en este trato injusto que me has ofrecido. Decido tomar unas copas, escoger algunos adjetivos de mi bolsa de papel, y escribirte una nota que sé no vas a leer. Poco a poco fluye inexplicable el odio a tu figura que tantas veces me quito el sueño, o me llevó a él. Recuerdo ahora las muy pocas noches que me dejaste dormir a tu lado, o que aceptaste acompañarme en mi lecho, fue bonito creer que vivíamos la misma fantasía, fue agradable pensar que los besos iban y venían, reciprocidad que quemaba mis labios. Tuve la estúpida idea de tratarte con cariño y pensar que eras más que una amiga, ¿Cómo podrías serlo  si nunca nos conocimos? Nunca supe más que tu nombre, mi error, ¡lo sé! ¿Cómo podría saber lo que eres si nunca comprendí lo que fuiste? Y aún así, decidí dejarte invadir mis pensamientos, aún así decidí ser el idiota celoso que nunca había sido. Y ahora después de ver venir el desenlace por un tiempo, llego al final del camino. Me despido sin mucha pomposidad, no sin antes maldecir cada paso que des de ahora en adelante, maldigo todo lo que el futuro quiera darte y a todo aquel que caiga en tus manos mugrientas que nunca han logrado nada. Deseo con todo mi ser, con todo el amor que alguna vez tuve, que se deshaga cualquier bien que alguna vez tuve para ti, y que ahora sean tuyas por doble ración las maldiciones que profesas para mí.  Porque por mucho, más por pena hacia mí que por cariño hacia ti, baje por mucho mis estándares para subirte a mi nivel, y por muchísimo será más de lo que mereces y lo que alguna vez tendrás. Rompo tus cartas, pero guardo algunas historias que me recuerden que el cariño nunca llega de la lástima, y los recuerdos son mucho más dolorosos cuando son obligados. Queman el doble, primero por no ser reales y segundo por haberlos creado yo. Anda, camina, pero no olvides agachar la cabeza cuando me veas en la calle, y acuérdate de no verme a los ojos, ambos sabemos quien perdió mas en este juego de mierda, de amor no vive nadie, y aunque es más factible la lástima, no es tan honorable. De verdad, y de corazón te deseo suerte, porque de eso vas a vivir.

jueves, 4 de octubre de 2012

Del otro lado

Me pierdo en el barrio prohibido que es tu boca, un paraíso que se recorre a pie. Me dejo guiar por tu respiración que me lleva a tu espalda, ese manjar  de loco desenfreno que se ofrece a quien se atreve a llegar a él sin palabra alguna… te muerdo, te pierdes, me pierdo… nos encontramos.

Del otro lado de la neblina exquisita que rodea este vaso con hielo y ron,
veo tus ojos recelosos leyendo sin malicia  palabras que mi mente rebusca,
te veo mirando al azar de mis ideas sin la necesidad  de encontrarles sentido,
imagino que ríes sin malicia, esa con la que yo busco cada una de mis ideas.

Del otro lado de las historias metódicas, símiles calculadas, cómplices analogías,
te veo mintiéndote para poder confiar, buscando tu camino hacia mi mundo,
ilumino tu camino con mis letras, dibujo paisajes y mundos que llenen tu cabeza
que te hagan pensar en el muchacho loco cuando caes rendida al fin de tu jornada.

Del otro lado del espejo, imagino tus ojos oscuros buscándome al fin en la bruma,
te veo recorriendo el cuarto oscuro, tratando de llegar a mí, siguiendo mis huellas,
me deshago en la loca idea de verte venir murmurando mi nombre, llamándome;
sintiendo mi olor en el espesor de la bruma, sintiendo mi aliento deseoso de ti.

Del otro lado de la ventana decidí que esa niña, de sonrisa  confusa y furtiva
esa risa que me vence, me inmoviliza, la voz de sirena que adormece mi ser,
que me hace imaginar mil mundos irreales construidos solo para este loco,
esa niña que se oculta tras metáforas poco pensadas, delinearía un poema. 


Te quise.



Sutil es el amor, te llama cada vez con el mismo fervor, con la calidez primera;
gentil en avisar su suave y tenue presencia, porque sí, te desarma, pero te advierte.
Te deja tirado en un pozo de lágrimas, con los ojos abiertos a la luz clara del alba;
con las fuerzas suficientes para pararte sin miedo, recobrarte y empezar de nuevo.


Te quise ¿sabes?
sentía por ti la esperanza de aquél que sabe que anochece para amanecer,
la confianza de una oruga que muere feliz para renacer como mariposa;
te creí, y tus palabras fueron aliento fresco en un desierto eterno sin lluvia,
besos de esperanza en esa mejilla que muerta de miedo dejó de sentir ya.

Y besé el cielo en espejismos infernales que ofrecían tus cantos de sirena,
porque prometiste que serias un oasis en medio de este recuerdo infertil;
y tu sonrisa pintaba en mi mente elaborados cuentos con paisajes infinitos,
y fue tu historia un metódico plan, sin el mortal remordimiento de la mentira.

Te quise ¿sabes?
Lloré como un niño, con la cobardía de quien sabe estar pidiendo de más,
y mil noches dormí con el cansancio que deja la tranquilidad sin lágrimas;
te llamé tanto, grite tu nombre estúpidamente al cielo negro sin estrellas,
pedí, y te escribí con la oratoria única de la nostalgia de los desahuciados.

Y lloré reclamando a las estrellas titilantes el desprecio sin delicadeza alguna:
porque después de los pesares lloré sin fin las palabras que nunca me dijiste,
te reclamé tantas promesas que nunca oí, tantas palabras vacías que interpreté,
dormí llenando mi cama de ti, de recuerdos imaginarios, de historia inconclusas.



martes, 21 de agosto de 2012

Dibujando con letras...



Me encanta por sobre todo tu risa, ese loco y desenfrenado poema sin sentido,
me encanta tu boca cuando desata la lírica de un poema creado para enamorar.
Ríes y el mundo se viene abajo, clamando ser parte de ese suspiro de felicidad...
ríes y sin mirar, sin pensar, si quererlo, llenas el vacio de esta habitación sin ti…

Me gusta la forma en que tu boca dibuja un paisaje lleno de la melodía de tu voz;
me envenena cuando intento descifrar el porqué de esa misteriosa locura, tuya…
Esa que me enloquece y me pierde por mundos locos que imagino sin tu permiso…
mundos locos sin sentido que parecen reales, tan reales que me es difícil creerlos.

Me pierdo tratando de seguirte, caminando sobre las pistas indescifrables que dejas,
esas huellas que sin querer descubre un viendo imperceptible, cifrado por tu aliento,
y me dejo ir, me dejo llevar por el sonido imaginario de esas notas dulces, exquisitas,
me quemas, cuando me dejo imaginar que es real el camino creado que lleva a ti.

Y siento tu mirada delineando tu rostro, tus ojos que murmuran sin uso de palabras,
leo tu rostro, imaginando mil canciones y tantos poemas escritos por tus labios mudos,
imagino sin permiso que dicen lo que quiero escuchar, que recitan para mí con tu voz.
Y me dejo llevar por tus letras, por tus historias, por tu canción, que no existe aún.

Y me veo sigiloso escribiendo tus estrofas, recreando la loca canción que hay en ti,
difícil dibujar con palabras el dulce y sutil paisaje de tu rostro, bañado por tu cabello,
intento no perderme, mantenerme sobrio y real, pero difícil no caer en el vino de tu voz.
Me veo dibujándote con mis teclas, descifrando el infinito laberinto de tu rostro iluminado

jueves, 5 de julio de 2012

Unas líneas de orgullo propio....


No soy una mala persona, al menos considero que no mas que cualquiera,
nunca hablo más que lo permitido por las convenciones sociales del chisme
cuando se moja la amistad en ron blanco y música, cuando la amistad fluye;
nunca prometo lo que sé imposible, ni creo en palabras hermosamente secas.

No miro a los ojos cuando hablo, pero se la importancia de unos ojos sinceros,
siento en el alma la pena ajena, y en mi corazón el rechazo ante la estupidez,
respeto a quien me comparte un comentario atinado e inteligente, bienvenido,
cierro mis oídos a quien siente la lamentable necesidad de aparentar sabiduría.

Se cuando es bueno recordar, o ya es tiempo de perdonar, mas no se olvidar,
tengo como habito el orgullo, y de escudo la mala costumbre de la prepotencia,
soy siempre una pésima primera impresión, y un amigo a quien mira de nuevo;
tengo una mirada trasparente que ha ocultar muy bien lo que por pena tergiversa.

He aprendido con los años, lo importante de rodearte con amistades sinceras,
llevo en mi vena sangre de gente que escogí entre desconocidos, para siempre,
hermanos por mutuo acuerdo, de madres que me han adoptado como yo a ellas.
Tengo como álbum de familia cicatrices, recuerdos, jergas, bromas, enfados, reclamos.

Soy música, letras, frases, soy sarcasmo, palabra exacta, comentario inoportuno,
he nacido perdiendo, pero también aprendí a apostar y ganar, o a perder con estilo
soy más que mis ojos, mucho más que mi voz, soy de sonrisa fácil, y de puño difícil.
Soy todos libros que han caído en mi mano, soy tantas canciones que no llevo cuenta.

Soy poemas sin métrica, historias inconclusas, cuentos que siempre terminan mal,
soy poco de todo, sé tanto de nada, sé que un buen cuerpo no oculta una mente vacía.
En esta tarde gris de lluvia, soy un habano en un puño y un café en el otro, soy sabina
soy destellos de lucidez en una locura placebo, siento un plácido encanto en no encantar.

“Soy un pésimo novio, un muy buen compañero, pero un excelente amigo”
“no quiero un amor civilizado” que de esos ya hay muchos, y muy pasados de moda,
soy un hombro sin voz, una mano sin saludo, una ayuda sin presunción, soy amigo.
Soy una puerta abierta, una copa de ron, soy palabra precisa, un siéntate y habla.


jueves, 24 de mayo de 2012

Sin peros ni excusas


Después de esperar, sentado en el andén maltratado de tu recuerdo,
esperando sin esperanza alguna en los recodos vagos de tu memoria,
sabiendo que difícilmente pensabas en mí, más que para un reclamo,
miro una luz al final de este abismo, en el que me has hecho vivir,

Te descubro, te reencuentro, te me escapas después de cada sueño,
despierto con las manos vacías, con mis uñas rasgando tu recuerdo
las imágenes lucidas después de recorrer contigo miles de mundos
enseñándote a amarme a través de los años, del olvido, se nublan.

Son miles las canciones en que he puesto tu nombre, nuestra historia,
son tantas las historias de amor, sin final, que se tiñen con tu nombre.
He visto tu rostro tantas veces a través de un vaso de líquido traslucido
que he olvidado la razón por la que tu hombro no duerme a mi lado.

Mil veces mire tu rostro, e invente historias que nunca llegarías a conocer,
tantas veces te vi en poemas encantados de princesas y canciones infinitas,
tantas veces te pinte con colores inexistentes, con un rostro idealizado,
sin llegar a entender my bien porque mi musa deja sus obras inconclusas.

Después de los muchos poemas que invente para ti, que llore sin escribir,
te quedas sin peros, sin excusas más importantes que las ganas de estar acá,
te dejas abrazar por mis brazos cansados, besar por mis labios torturados,
te dejas ser una con mis ganas, te rindes ante la historia de no separarnos….

cierras los ojos…y por fin… te dejas que seamos uno solo…..

domingo, 13 de mayo de 2012

La muerte por anticipado.




Hoy te regalo mis letras, lo poco que escribo es tuyo aunque poco ya importe,
te lo he dicho de mil maneras y mas, me encantas mas allá de tu historia,
El por qué, simplemente no lo sé, cosas extrañas de esta bendita finita vida,
ha de ser una extraña coincidencia, una rara simpatía entre suerte e ironía,

Mira princesa, no pretendo curar tus heridas, no sanaran conmigo tus cicatrices,
lo que pido… más allá de los malditos cuentos de hadas que has leído de mí,
es que me dejes llenarme de ti, sin la mínima idea de dejar nada mío en ti,
como una inesperada llovizna que enfría ese día agotador  y bochornoso.

No intento enamorarte, con historias que has de saber mejor que nadie,
ni está en mis planes que creas en mentiras piadosas mil veces ensayadas;
quién mejor que la bruja y villana para saber la trama de un simple cuento
quien mejor que la peor de las putas, para inventar historias ficticias de amor.

He aprendido sobre ti, por las malas y a tus espaldas, sin maniobras y sin encantos,
se ahora que el corazón es solo la pieza de un juego que hay que saber jugar,
puede ser un trozo de rompecabezas y al no saberlo usar el juego termina mal;
o una figura en un juego de azar, en el que lo usa mejor siempre tiene las de ganar.

El deseo tiene tantas caras, y en ti se camufla tan bien, eres tanto vino como cicuta,
de tantas muertes planeadas y mil venenos probados, el más sabroso te me apeteces,
eres una de esas veces que deseo vencer el miedo por las promesas que guarda,
eres la muerte cantada por anticipado, pero poco temo a la muerte, poco temo morir…

…más que el temor de no vivir lo que tu boca me promete…

domingo, 6 de mayo de 2012

Estrofas de noches con luna....


…Ayer te soñé, y fue tan real que desperté con el sabor de tu piel quemando mis labios...







Cuando la noche apenas se desperezaba y la luna recelosa asomaba su clara silueta por entre las montañas sentí como tantas noches la necesidad inexplicable de mencionar tu nombre y recorrer por mi memoria, un poco adoloridas por los excesos del alcohol, los tantos momentos en que te tuve, e incluso los que solo imagine. Y así, perdido en los laberintos del recuerdo, me fui quedando dormido, perdido y embriagado en el veneno de tu recuerdo. Y aun mas allá de las fronteras de la realidad, donde nuestras vidas se confunden entre las de miles mas, entre las de nuestros mas amados o temidos, donde la realidad y la fantasía son dos siameses incompletos el uno sin el otro, llegaste perdida entre otras tantas fantasías que se me habían quedado inconclusas, y sorteando todas aquellas quimeras me tomaste del brazo y me llevaste por mundos inimaginables, y me amaste como nunca y tus besos eternos inundaron los paisajes de grafito. Y morimos y renacimos en un amor inexistente pero eterno. Y al despuntar el alba, cuando la realidad abofeteo mi cara con un rayo de sol, siento el sabor inconfundible de tu piel quemando mis labios, rogando al cielo te apiades de este pobre subtito de tu belleza y colmes mis sueños una vez mas.    

II
Te pido que no me dejes mirarte a los ojos, pues me he dado cuenta que al perderme en el sueño de sentirme observado por ellos, me desvanezco como un loco en mundos imaginarios, enamorado por un rato inagotable... por minutos incontables en que soy eterno. Temo mirar esa sonrisa, y quedar estúpidamente prendido de tu recuerdo, de la caricia suave y hermosa de mirarte de tenerte por un momento en este mundo que he creado solo para ti...pero hasta ahora a sido solo para mi...

III

He caminado tanto sin mirar mis pasos, sin saber hacia donde vamos... y a veces siquiera de donde venimos. He sentido algunas veces que no puedo ya distinguir entre tristeza y melancolía, entre amor y costumbre... Temo tanto que esos recuerdos que nos que nos han unido, se transformen en cadenas en nuestros pies... en neutros besos...en nuestras vidas. Temo tanto decir adiós...convertir tantos hasta luego, insípidos algunas veces, en un punto final, abrir por fin esta puerta que tanto golpean y marcharme...marcharnos. Dime, crees tu que esta mal pensar que todo acabo, que ese amor que no me dejaba dormir en noches de lluvia se ha convertido en la lluvia misma. Dime que puedo yo hacer si hoy no río como antes, si hoy no soy la que quieres...por que no eres quien yo quiero...si hoy no estoy viva...si hoy me siento oscura.

IV      
El durmió mirando las estrellas, murmurando tantas cosas que olvido decir, tantas palabras que se quedaron en su boca sin poder siquiera escribirlas. Recostada en su cama ella siquiera se acordó de aquel joven raro que le miraba con extraño interés buscando algo en sus ojos y su sonrisa. El no podía dejar de pensar en su cara, aquella sonrisa que desde el primer momento lo amarro y no lo dejaba tranquilo. Ella siquiera se dio cuenta que aquel torpe muchacho le miraba y quedaba atrapado en sus ojos y que esa mirada iba mucho mas allá de la realidad. A lo largo de aquellos días de torpes intentos, de miradas no encontradas y letras mal plasmadas, quedaron todos los suspiros...quedaron los sueños y las tantas palabras que nunca le dijo. El, cargado con su historia imaginada... marcho sin comprender, sin decir nada, sin despedirse. Ella, siguió su vida, sin darse cuenta siquiera del mundo que creo y destrozo, el sueño en el que estuvieron inmersas...las miradas...las sonrisas...las palabras...los poemas.


V
No es difícil rendirse a tus pies...caer bajo el seductor hipnotismo de tu mirada alucinante que penetra mas allá de los sueños. Mirar cada vez más de cerca el cielo o sentir las estrellas miles acariciando mis manos elevadas por la caricia de tu suave piel, perderse en el infinito laberinto de tu cabello nocturno y místico. Desistir del gobierno del mundo entero solo por un beso de esos labios infantiles que hechizan sin saberlo. Caminar por horas perdidas buscando el rastro de tu olor en una ciudad llena de el... y seguir por vidas enteras buscando tu sonrisa perdida en millares de rostros, y perecer lentamente en la espera de mírate pasar, de lejos sin voltear a ver... solo por sentir esa fragancia sutil que deja tu sombra.


VI
Cuando miles de estrellas, dormidas aun en su letargo infinito, contemplan esos ojos que a su vez les mira con el entusiasmo de una Nina que encuentra al fin su tan anhelado tesoro; perdidas en sus celos al ver aplacada su belleza espectral, bailan, caen suben y vuelan, se desviven por aquel ser incauto que se ha atrevido a desafiar su legendaria hermosura con un par de luceros que por mucho las rebasa...ella, sutil, tierna e inocente disfruta de aquel espectáculo sin sospechar las razones de tal. Al final, cuando todas las estrellas caen fugaces a morir en el vació, la hermosa niña cierra sus ojos, creadores de aquella batalla inusual, y duerme tranquila.

jueves, 29 de marzo de 2012

Que importa ya?


¿Cuánto dura un último beso? ¿Cuánto dura un beso que no quieres que termine por temor a no volver a saborear esa boca?

Me cuentas que todo va bien, que sigue tu vida con días soleados,
me dices que no lloras ni lloraste por mí, que un día después desaparecí.
Siento tus letras como verdades afiladas, envenenadas con sinceridad,
pretendo leerte con indiferencia, haciéndome creer que no importa ya.

Me entero de tu vida, que todo fue para bien, que ríes sin recordar,
veo en tus mensajes cuan feliz eres ahora, acertada fue tu decisión.
Me veo de nuevo recordando cuanto amaba tu falsa y fingida sonrisa,
me pierdo en el recuerdo de la maravillosa tierra que fue tu piel.

Percibo en tus fotos la felicidad que siempre me negaste con mentiras,
entiendo que tienes ahora lo que jurabas entre dientes tener conmigo.
Es fácil notar ahora cual falsa eras con tus escusas cuando me ocultabas.
Ahora entiendo bien por qué tus amigos no sabían de mí, de nosotros.

Entiendo de mala manera que poco importa ya, no piensas en mí nunca más,
sencillo ver ahora el descaro de tus promesas, la historia detrás de tus cuentos.
Rumores me tiran en la cara que no quedan dudas, el final solo tardo para mi,
costumbre me falta, y no pretendo buscar tu rostro, debo dejarme aprender.

Vamos, que la vida sigue, los sueños no dejan de venir por rehusarse a dormir
los días gastan el calendario igualmente de quien los duerme y quien los llora
los recuerdos son solo páginas de un libro que queremos siempre volver a leer;
y por más que oigo tu nombre, y vuelvo los ojos con odio, no deja mi corazón…

de latir con más intensidad….

domingo, 29 de enero de 2012

No me da la gana.


Andrea… Thanks for your help… You and I know we love when you are a bitch….

Hoy no me da la gana ser el mismo de siempre, el maldito romántico que llora con las letras de una canción justa en el momento justo. Hoy no voy a verte en cada charco de una calle empapada que combina bien con este día lúgubre que copia mi interior… Olvídalo, hoy no quiero recordar tu rostro tirando besos vacios al aire donde no estoy, ni tu cuerpo bailando la música que tocaba para ti. Hoy, no tendré como religión tu cuerpo desnudo en mi cama tan fría ahora que no caliento tus pies…. Esta tarde voy a dejarte guardada en la bolsa de mi pantalón, justo junto a mi cama, sola, aparte, y por mucho real, porque si…a partir de hoy serás un ser real, con errores, faltas, falacias, mentiras piadosas…. El día de hoy dejare de lado la risa con la que me encantabas y las palabras con las que me embrujabas, y escuchare lo que decías sin decir, lo que tanto me costó escuchar. Y si… puede que en algunos oasis de reproches te llore, y una que otra lágrima se cole en mi rostro mostrando que aun me dueles en lo profundo de mi ser, sin embargo serán lágrimas de liberación, serán tus memorias buscando su camino y transformándose en no más que translucidas almas de recuerdos olvidados.

Hoy voy a ser un torpe vagabundo pateando latas bajo la lluvia, un niño feliz que no piensa en mañana porque nunca existe un futuro, un perro callejero con el mundo como casa, seré un estúpido que sonríe ingenuamente a lo que no entiende, y tal vez no desea comprender y por eso no pide explicaciones y pierde sin ver…. Saldré de este lecho cavernoso que aun tiene tu olor en cada centímetro de pared, en cada ola de este hondo océano de cobijas. Recorreré con mi memoria esa tierra maravillosa que es tu cuerpo. Todos esos lugares que nunca me canse de recorrer…

Hoy comeré tu chocolate y tu helado favorito, y oleré el perfume de naranja que emanaba de tu piel, vestiré de verde, el color que te gusta, cantare y bailare todas tus canciones, recorreré los lugares que me hacen recordarte, tomare un claro veneno con limón y sal, te mirare en esa canción que alguna vez te dedique y prometí odiar por recordarme tu historia,