Páginas vistas en total

jueves, 24 de mayo de 2012

Sin peros ni excusas


Después de esperar, sentado en el andén maltratado de tu recuerdo,
esperando sin esperanza alguna en los recodos vagos de tu memoria,
sabiendo que difícilmente pensabas en mí, más que para un reclamo,
miro una luz al final de este abismo, en el que me has hecho vivir,

Te descubro, te reencuentro, te me escapas después de cada sueño,
despierto con las manos vacías, con mis uñas rasgando tu recuerdo
las imágenes lucidas después de recorrer contigo miles de mundos
enseñándote a amarme a través de los años, del olvido, se nublan.

Son miles las canciones en que he puesto tu nombre, nuestra historia,
son tantas las historias de amor, sin final, que se tiñen con tu nombre.
He visto tu rostro tantas veces a través de un vaso de líquido traslucido
que he olvidado la razón por la que tu hombro no duerme a mi lado.

Mil veces mire tu rostro, e invente historias que nunca llegarías a conocer,
tantas veces te vi en poemas encantados de princesas y canciones infinitas,
tantas veces te pinte con colores inexistentes, con un rostro idealizado,
sin llegar a entender my bien porque mi musa deja sus obras inconclusas.

Después de los muchos poemas que invente para ti, que llore sin escribir,
te quedas sin peros, sin excusas más importantes que las ganas de estar acá,
te dejas abrazar por mis brazos cansados, besar por mis labios torturados,
te dejas ser una con mis ganas, te rindes ante la historia de no separarnos….

cierras los ojos…y por fin… te dejas que seamos uno solo…..

domingo, 13 de mayo de 2012

La muerte por anticipado.




Hoy te regalo mis letras, lo poco que escribo es tuyo aunque poco ya importe,
te lo he dicho de mil maneras y mas, me encantas mas allá de tu historia,
El por qué, simplemente no lo sé, cosas extrañas de esta bendita finita vida,
ha de ser una extraña coincidencia, una rara simpatía entre suerte e ironía,

Mira princesa, no pretendo curar tus heridas, no sanaran conmigo tus cicatrices,
lo que pido… más allá de los malditos cuentos de hadas que has leído de mí,
es que me dejes llenarme de ti, sin la mínima idea de dejar nada mío en ti,
como una inesperada llovizna que enfría ese día agotador  y bochornoso.

No intento enamorarte, con historias que has de saber mejor que nadie,
ni está en mis planes que creas en mentiras piadosas mil veces ensayadas;
quién mejor que la bruja y villana para saber la trama de un simple cuento
quien mejor que la peor de las putas, para inventar historias ficticias de amor.

He aprendido sobre ti, por las malas y a tus espaldas, sin maniobras y sin encantos,
se ahora que el corazón es solo la pieza de un juego que hay que saber jugar,
puede ser un trozo de rompecabezas y al no saberlo usar el juego termina mal;
o una figura en un juego de azar, en el que lo usa mejor siempre tiene las de ganar.

El deseo tiene tantas caras, y en ti se camufla tan bien, eres tanto vino como cicuta,
de tantas muertes planeadas y mil venenos probados, el más sabroso te me apeteces,
eres una de esas veces que deseo vencer el miedo por las promesas que guarda,
eres la muerte cantada por anticipado, pero poco temo a la muerte, poco temo morir…

…más que el temor de no vivir lo que tu boca me promete…

domingo, 6 de mayo de 2012

Estrofas de noches con luna....


…Ayer te soñé, y fue tan real que desperté con el sabor de tu piel quemando mis labios...







Cuando la noche apenas se desperezaba y la luna recelosa asomaba su clara silueta por entre las montañas sentí como tantas noches la necesidad inexplicable de mencionar tu nombre y recorrer por mi memoria, un poco adoloridas por los excesos del alcohol, los tantos momentos en que te tuve, e incluso los que solo imagine. Y así, perdido en los laberintos del recuerdo, me fui quedando dormido, perdido y embriagado en el veneno de tu recuerdo. Y aun mas allá de las fronteras de la realidad, donde nuestras vidas se confunden entre las de miles mas, entre las de nuestros mas amados o temidos, donde la realidad y la fantasía son dos siameses incompletos el uno sin el otro, llegaste perdida entre otras tantas fantasías que se me habían quedado inconclusas, y sorteando todas aquellas quimeras me tomaste del brazo y me llevaste por mundos inimaginables, y me amaste como nunca y tus besos eternos inundaron los paisajes de grafito. Y morimos y renacimos en un amor inexistente pero eterno. Y al despuntar el alba, cuando la realidad abofeteo mi cara con un rayo de sol, siento el sabor inconfundible de tu piel quemando mis labios, rogando al cielo te apiades de este pobre subtito de tu belleza y colmes mis sueños una vez mas.    

II
Te pido que no me dejes mirarte a los ojos, pues me he dado cuenta que al perderme en el sueño de sentirme observado por ellos, me desvanezco como un loco en mundos imaginarios, enamorado por un rato inagotable... por minutos incontables en que soy eterno. Temo mirar esa sonrisa, y quedar estúpidamente prendido de tu recuerdo, de la caricia suave y hermosa de mirarte de tenerte por un momento en este mundo que he creado solo para ti...pero hasta ahora a sido solo para mi...

III

He caminado tanto sin mirar mis pasos, sin saber hacia donde vamos... y a veces siquiera de donde venimos. He sentido algunas veces que no puedo ya distinguir entre tristeza y melancolía, entre amor y costumbre... Temo tanto que esos recuerdos que nos que nos han unido, se transformen en cadenas en nuestros pies... en neutros besos...en nuestras vidas. Temo tanto decir adiós...convertir tantos hasta luego, insípidos algunas veces, en un punto final, abrir por fin esta puerta que tanto golpean y marcharme...marcharnos. Dime, crees tu que esta mal pensar que todo acabo, que ese amor que no me dejaba dormir en noches de lluvia se ha convertido en la lluvia misma. Dime que puedo yo hacer si hoy no río como antes, si hoy no soy la que quieres...por que no eres quien yo quiero...si hoy no estoy viva...si hoy me siento oscura.

IV      
El durmió mirando las estrellas, murmurando tantas cosas que olvido decir, tantas palabras que se quedaron en su boca sin poder siquiera escribirlas. Recostada en su cama ella siquiera se acordó de aquel joven raro que le miraba con extraño interés buscando algo en sus ojos y su sonrisa. El no podía dejar de pensar en su cara, aquella sonrisa que desde el primer momento lo amarro y no lo dejaba tranquilo. Ella siquiera se dio cuenta que aquel torpe muchacho le miraba y quedaba atrapado en sus ojos y que esa mirada iba mucho mas allá de la realidad. A lo largo de aquellos días de torpes intentos, de miradas no encontradas y letras mal plasmadas, quedaron todos los suspiros...quedaron los sueños y las tantas palabras que nunca le dijo. El, cargado con su historia imaginada... marcho sin comprender, sin decir nada, sin despedirse. Ella, siguió su vida, sin darse cuenta siquiera del mundo que creo y destrozo, el sueño en el que estuvieron inmersas...las miradas...las sonrisas...las palabras...los poemas.


V
No es difícil rendirse a tus pies...caer bajo el seductor hipnotismo de tu mirada alucinante que penetra mas allá de los sueños. Mirar cada vez más de cerca el cielo o sentir las estrellas miles acariciando mis manos elevadas por la caricia de tu suave piel, perderse en el infinito laberinto de tu cabello nocturno y místico. Desistir del gobierno del mundo entero solo por un beso de esos labios infantiles que hechizan sin saberlo. Caminar por horas perdidas buscando el rastro de tu olor en una ciudad llena de el... y seguir por vidas enteras buscando tu sonrisa perdida en millares de rostros, y perecer lentamente en la espera de mírate pasar, de lejos sin voltear a ver... solo por sentir esa fragancia sutil que deja tu sombra.


VI
Cuando miles de estrellas, dormidas aun en su letargo infinito, contemplan esos ojos que a su vez les mira con el entusiasmo de una Nina que encuentra al fin su tan anhelado tesoro; perdidas en sus celos al ver aplacada su belleza espectral, bailan, caen suben y vuelan, se desviven por aquel ser incauto que se ha atrevido a desafiar su legendaria hermosura con un par de luceros que por mucho las rebasa...ella, sutil, tierna e inocente disfruta de aquel espectáculo sin sospechar las razones de tal. Al final, cuando todas las estrellas caen fugaces a morir en el vació, la hermosa niña cierra sus ojos, creadores de aquella batalla inusual, y duerme tranquila.