Páginas vistas en total

martes, 25 de agosto de 2009

No tiene nombre

A mi niña Rocio!
Cuando al parecer no puedo caminar más
Y las tardes me pesan en la memoria,
Cuando cada día surge como inercia
Y el viento llena una habitación ya vacía.

Tesoros perdidos a través de tiempo,
Son mis recuerdos más íntimos.
Esos que solo quien mira a los ojos
Y sabe bien que y como buscar,
Podría ver y extraer y cambiar.

Las palabras llenan miles de libros
Ocultos en mi corazón temerosos.
Más las manos blandas que sueñan
Van extrayendo poco a poco
Cada sutil oración, cada verso.

Y si al pasar del tiempo, le pierdo temor
Y si a tus ojos les pido valor
Y si a tu cariño me aferro fuerte.
Se que no puede haber nada en el mundo
Que destruya la pequeña barca que construí.

Cuando al parecer no puedo caminar más
Y las tardes me pesan en la memoria,
Cuando cada día surge como inercia
Y el viento llena una habitación ya vacía.
Encuentro tu rostro al final del cuarto,
Tus manos llenas para mí, y de mí.

Dame uno más de tus días, cada día
Llena mis manos, con tus manos.
Sacia mi sed del llanto, de risa, de paz
y si no puedo dejar de tenerte
entonces alégrate y dame cada vez más.

Cancion. (a yara)

Todos somos sueños, algo así como un cuento
que concluimos y empezamos cada día,
como pasos discretos, perdidos, olvidados,
algo así como las alas de un pájaro peregrino.

Todos somos polvo en el viento infinito,
somos música, poesía, una orquesta perfecta,
pasos ligeros que no tienen camino… final,
algo así como un abrazo que nos deja llorar.

Todos somos un mundo, una raza, una idea,
fuimos etnias, pueblos, danzas, dioses, esclavos,
seremos historia, leyenda, mentiras verdades,
algo así como el cuento que cambia el final.

A veces nos olvidamos de soñar, de vivir,
y sin querer nos perdemos por un instante,
dejamos de vernos y creemos desvanecernos,
nos vemos perdidos en miles de mundos ajenos.

A veces sin querer nos mentimos, nos herimos,
nos hacemos creer que no somos únicos,
perdemos nuestra mente en miles de rostros
y sin querer lastimamos nuestros egos ya heridos.

A veces creemos que estamos solos, nos alejamos,
no vemos la mano que se tiende a nuestro lado,
en noches llenas de pesadillas perdemos la vida,
no vemos el cielo, para saber que siempre amanece.

Somos amor por que de el venimos, consiente… loco.
somos poco de mucho, tanto de nada, inicio del infinito,
somos creadores, creación, artesanos y obras de arte,
somos estrofas y poetas de este poema sin terminar.

Somos letras concretas que forman un infinito cuento,
combinados al azar sin temor a equivocarse creamos vida,
llenamos corazones, sueños, ilusiones, risas… llantos.
somos tu, yo, nosotros todos de uno, uno de todos.

Llora, ríe, el arrepentirse no sirve, el perdón nace solo.

A Rocio!

Una chica sabe como crear un mundo interminable en la cabeza de un incauto soñador,
como llenarle el corazón de deseo incomprensible, de su rostro, de necesidad.
Una chica sabe bien como romper la brecha del tiempo y llenar el corazón de deseo,
de sueños sin edad ni futuro, pero eficaces como pastillas para dormir.
Una chica sabe como llorar sin llorar, como reír sin ser feliz, como soñar sin dormir,
o como dormir para siempre, vivir una vida que no es mas que una quimera inventada.
Una chica sabe inventar con un beso, una historia y un caballero, un cuento sin fantasía,
un amor que no existe más que en la embriaguez del encanto de su mirada.
Una chica sabe cuantas estrellas tiene su universo, cuantos besos caben en una canción,
cuantas letras en sepia necesita su cuento para ser inevitablemente necesario.
Una chica sabe disimular sus lágrimas de plástico azul, con agravios innecesarios,
con risas enloquecidas, con rubores culpables, con besos espontáneos y canallas.
Una chica sabe acudir a la llamada del amor, al grito silencioso de su mitad,
a la llamada que nunca existe, que debe de adivinar y algunas veces inventar.

Una chica sabe como crear su vida con pequeños pedazos de la vida de otros
como ser parte de todo, de todos y cada vez menos de si misma,
cuando alejarse, cuando llegar y cuando quedarse, pero querida niña,
una chica no sabe cuanto amor extraño le cabe en la mano, cuanto cariño merece
cuanto amor podría y debe recibir, y por fin olvidarse del amor que debe dar.
…solo por el simple hecho de existir, o de hacer sentir a alguien que existe…