Páginas vistas en total

domingo, 18 de noviembre de 2012

Azul-gris


  

    Creo que cada vez soy más como tú dices y menos como yo creo,
                más me convierto en lo que tanto oculto y menos soy lo que miento ser.

Quiero ser el abrazo que muere con el sol en un rosado atardecer,
quiero ser una canción que adormece tu garganta llena de lágrimas,
quiero ser una noche de alcohol loco que ahoga recuerdos felices,
quiero ser una lamento que moja tu rostro lleno de triste nostalgia.

Quiero ser esa canción llena de lucidos recuerdos que ahora tanto odias,
quiero ser la sonrisa que invade tu rostro justo antes de empezar a llorar,
quiero ser ese buen recuerdo que tratas de olvidar ahora a toda costa,
quiero ser tu mano que acaricia cuando la soledad humedece tus sabanas.

Quiero esconderme en tu memoria y aparecer cuando menos falta hago,
quiero llegar de sorpresa y romper los días claros de hermosas mañanas,
quiero cerrar tus noches tranquilas y llegar a tus sueños sin ser llamado,
quiero despertar con el sol y  acompañarte incómodamente todo el día.  

Porque con los días me doy cuenta que me convierto en lo que dices de mí,
cada vez más me veo menos como lo que miento ser, soy menos lo que inventé.
Porque de a poco me convierto en lo que tanto he negado, lo que piensan de mí,
cada vez más me veo dibujado por los adjetivos que usas para maldecirme.

martes, 13 de noviembre de 2012

Un nudo en la garganta...



Me duele como un nudo de lágrimas en la garganta... Que dé a pocos me ahoga la vida....
se amontonan los pensamientos lastimeros cuando mis ojos ven la luz de un nuevo día,
en estas mañanas grises que veo por mi ventana, por entre los secos suspiros como desayuno,
poco comprendo que pasa, y son las letras pinceles que me ayudan a dibujar esta melancólica.

Me calan las ganas de llorar el desahogo, de recordar con desesperanza que aun soy este que soy,
quiero gastar de una vez por todas los sueños que aún me quedan, estos que gastan mis noches.
Se traban en mi memoria imágenes hace tiempo olvidadas que vuelven a mí como puñales afilados
delirios de épocas pasadas, alegrías de tiempos mejores, olvidos y fracasos en noches de alcohol.

Me duele en el alma, como palabras que se amontonan empolvados en el ático de los recuerdos,
pasiones, besos de fuego, locuras de embriaguez, bailes de alcoba, secretos cómplices, sudor,
todos en fila se apretujan en esta almohada maldita, dos horas antes de un nuevo amanecer,
renglones en el corazón, tinta de memorias, escriben poemas que siempre olvido el día después.

El dolor inquietante de encontrar una a una las memorias que oculté para siempre lejos de mí,
como ver de nuevo las fotos que decidí romper de una vez y para siempre, o al menos eso pensé.
No entiendo bien que es lo que pasa, no comprendo esta maldita broma que juega mi memoria,
Me duele como un nudo de lágrimas en la garganta... Que dé a pocos me ahoga la vida....

Dialogo de una noche de embriaguez furtiva


Me acerco a tu piel cada vez más,
Siento tu aliento cada vez mas cerca.
Muero por saber si tus besos son reales,
O simple fantasía de lo que invente.

Se que tus besos me recuerdan ese lugar,
Donde inequivocamente fui feliz,
Donde sin pensarlo dos veces volvería
Y mi hogar, infinito destierro, construiría.

Te quiero, sin temor lo digo y escribo,
Por que aun siento tu respiración,
Cuando tus besos invaden mi pensamiento
Y el sabor de tu salvia inunda mi boca.